18 septiembre 2017

Visiting London part four: parques, jardines y campanas


Una cosa que es muy tipical en el London es ir de parques. Si hace buen tiempo, lo cual ocurre poquito tirando a nada. Cuando sale el sol los ingleses se tiran al yerbín como yonquis con un mono de meses. 
Es así. Por suerte están preparadísimos en la ciudad porque tienen parques a cascoporro: Hyde Park, Kensington gardens, Regent's Park... hay más variedad de parques en Londres que de sabores de yogur en el Supercor.
 

Como estáis muy viajados seguro que los conocéis todos. Pero quiero hacer un apartado aparte con Kew Gardens.

Un jardín botánico tochísimo, lleno hasta la bandera de todas la variedads posibles flores y plantas. Es como ir al Eurodisney de la flora. Os lo juro, hubo un momento que, de ver tanta belleza natural junta a Maripec casi le da un desvanecimiento. La tuve que abanicar y prometerle una visita a la tienda despues. Si esque no estamos acostumbradas a tanto verde. Ya en la tienda nos sentimos más en nuestro elemento. Carísima y monérrima a partes iguales. 











Nos gustó: la tienda. 
                   (bueno, las flores también ¿eh?)
No nos gustó: para llegar hasta alli tienes que dar casi más vueltas que Willlie Fog.

Ahora os estáis preguntando ¿y la campana?
Poneos en situación: Julio de 2017. Un pequeño parque en la zona de Bloomsbury, Londres. Maripec y yo sentadas comiendo nuestro sandwich tan ricamente. Está oscureciendo. Todo es quietud y buen rollo, las palomas picotean, las familias pasean de vuelta a sus casas, algunas personas sentadas en los bancos leen tranquilas.
Dan las 21.00.
Y ocurre esto.



Osea, cuando el parque va a cerrar aparece un señor agitando con mucho brío una campana y gritando a grito pelao "Parkkkk closes, park closeeeeeessss" gastando una mala leche reseñable. 
Todo muy del siglo XIX sino fuera por el chaleto reflectante.
Conigue que la gente huya despavorida.
Por supuesto seguimos al campanero y para nuestro regocijo va haciendo la ronda por todos los parques de la zona. Veias salir a la gente a chorro.

Nos gustó: el detalle romántico/vistoriano de la campana
No nos gustó: el sustaco inicial

Y esto es todo amigo, os espero en el próximo episodio.
Lolibesazos,


 

2 comentarios:

  1. qué bonitas las flores! yo siempre las llevo al terreno matemático, por sus formas poligonales.
    en este siglo, lo suyo sería que anunciaran el cierre del parque por megafonía. me imagino que aquel hombre, además del chaleco llevaría su identificación, de lo contrario alguien que no supiera del tema podría pensar que era algún loco. y con lo asustadiza que es maripec... ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. había tanta flor tan bonita tan diferente que hubo un momento de "hasta aquí las fotos no puedo pararme a hacer ni una más". Sobre la campana a mí me parece una idea encantadora llevada a la práctica de una manera muy vil. Y peligrosa, con la que está cayendo en Londres que un señor entre a grito pelao en un sitio público igual no es muy buena idea.

      Eliminar