01 noviembre 2013

Halloween hang over

Amigos del fashionismo generalizao.

Qué duro, qué cansado es ser niña. Cuánto trabajo y esfuerzo para preparar una merendola de Halloween con estilazo, por supuesto. Y me ha pasado como a las novias, que yo quería una ceremonia íntima. pero claro se han metido las madres de por medio y había que invitar a fulanito y menganito, a maroto y al de la moto (todos estos se nombran mucho en el mundo adulto, pero no los ví ayer en la fiesta).
Total, trece niños/as gritones y servidora en mi salón. Yo en todo momento intenté mantener la dignidad, lo cual tenía su dificultad disfrazada de murciélaga.
Pero, como la novia en las bodas a la tercera Coca Cola sin cafeína terminé perdiendo los papeles y gritando a pleno pulmón:
¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡ Truco o tratooooooo!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!

Y fue muy divertido.
Y me atasqué a chuches.
Y me duele la tripa.
Y qué duro es todo.


Que paseis un feliz puente, chaus!

5 comentarios:

  1. como molaba tu fiesta lolita¡¡¡

    ResponderEliminar
  2. lolita, es lo que comentabas en tu último libro: el que los niños sean de tu edad no significa que te vayas a llevar bien con ellos. pero bueno, al final te animaste con la coca-cola. mejor que no tomaras champán, que es muy traicionero.

    ResponderEliminar
  3. Lo importante es desmelenarse, en cualquier fiesta, ja, ja.

    ResponderEliminar
  4. ¡Qué chulo! Yo esa noche cené dedos muertos, sandwiches en forma de lápida y una tarta-cementerio.

    ResponderEliminar