24 noviembre 2010

DE MADRID TO THE HEAVEN

Esta semana ha sido de locos, ni tiempo pa postear ni nada de nada. Pero quería contados sobre mi visita madrileña, que fue interesantísima
y estresante a partes iguales. 
Interesantísima porque he descubierto muchos sitios trendy y estresante porque, cachisenlamarsalada lo grande que es ese sitio y la de gente que llega  a haber por las calles.

se ve que en Madrid hay osos, por eso ponen esta señal de peligro, 
así que al loro! (to the parrot!)
Esto fue que Gigi tenía que ir a visitar a su mamá que vive allí (Gigi lleva una  vida muy trashumante como sabéis). Y yo tengo una capacidad innata para autoinvitarme a los sitios sin que parezca que lo hago. 
Por supuesto me invitaron y of course acepté. 
Estuvimos tres días y nos cansamos muchísimo porque tanto Gigi como yo somos callejeros y nos encanta ver sitios nuevos. Tengo que decir que mi amigo tenía ciertas preferencias...
A Gigi le gustó el 13, en triball (ahora es lo más de lo más esta zona, apuntalo) en la Calle Barco, 41… no sé que decía de su orgullo, o si tenía que venir cuando tuviera orgullo… no sé pero la cosa iba por ahí. El caso es que es un bar y nos echaron por no tener ni siquiera principio de acné, qué injusticia más grande por Dior.
También vimos la tienda de Dolores Promesas en la calle desengaño, 22. 



Y la de Kling una marca de la que ya os hablé en otro post que se ha puesto muy de moda entre las presentadoras de televisión más tranchetes (trendsetters).

por si no habiais caido en quien era aquí una pista


Luego ya en plan merienda nos metimos a probar un cupcake en la calle espíritu Santo en Happy Day Bakery una clásica bakery americana llenita hasta los topes de muffins y tartas de todos los colores del mundo mundial. El paraiso de los caprichosos.

Nos dio un subidón de azúcar y todo, súper!.
Aquí en Malasaña descubrimos todo un mundo nuevo y os recomiendo el blog somosmalasaña (sección showroom) que sigue a la gente del barrio en plan the sartorialist, pero a lo cool-castizo. Volvimos muy contentos y con un montón de compras. La madre de Gigi se portó muy, muy bien y nos invitó a comer por todos los lados.
Y hasta aquí otro día más. No trabajéis mucho que pone arrugas y envejeces prematuramente (sino mirad que bien se conserva la Preysler)

PD que digo yo que con la de publicidad que hago a las marcas bien podrían estirarse y pagarse algo ¿no?

5 comentarios:

  1. El viernes que viene tiro pa Madrid... ¡cómo me gusta!

    ResponderEliminar
  2. Me encanta Madrid y sobre todo la zona de la que has hablado. No conocía ese sitio de muffins!! La próxima vez que vaya a Madrid pienso ir sí o sí!!

    ResponderEliminar
  3. Qué ganas tenemos de ir a Madrid y poder recorrer todos esos rincones. Parece que te lo has pasado de miedo.

    Un beso croissantero!

    croissantmode.blogspot.com

    ResponderEliminar
  4. Buenoooo, pues acabo de volver de Barcelona y me he dado otro lujo desayunero (yo es que soy fan del desayuno pantagruelico) en sitio cool, cool,cool.
    Candela buen viaje
    Elora, cuidado con el subidón de azúcar, pero hay que probarlos Si!
    Cruasanes divinos de la moda, cuando vayais seguro que me descubris algún sito a mí, kisses!

    ResponderEliminar
  5. Me encanta la moda de los cupcakes. Los de esa calle de los mejores. Gracias por el post

    ResponderEliminar