18 junio 2009

Maripec



En fín, ésta es Maripec, mi muy mejor amiga. Vive a cuatro portales (lo cual es muy práctico para emergencias y chismes de última hora), en una casa llena de tapetitos de ganchillo y figuritas de Lladró... lo cual te da una idea de su forma de vestir. Digamos que yo soy más Chanel y ella, algo así como un cruce bestia entre Versace y Dolce&Gabbana. Todo relumbrón y accesorio y viva el dorao y el exceso. La adoro yo a Maripec, porque además de ser un pedazo de pan, es auténtica. Pero me da un trabajo de estilismo bárbaro, porque, menos combinar los colores que se le da medio bien, todo lo demás es para echarse a temblar. Tengo que decir  en su favor que es mi alumna más predispuesta y aventajada (y la única).

1 comentario: